El jardín botánico Amarumayo fue fundado a principiosdel 2015 gracias a un crowdfunding al que participaron cientos de personas de todo el mundo. El objetivo, conseguido, era la creación de un jardín botánico educativo de plantas medicinales amazónicas y fomentar los proyectos de conservación, investigación y conservación.

Immagine-300x230Amarumayo se encuentra dentro de la estructura de Eco-centro (Puerto Maldonado, calle rompeolas 3,2 km), una instalación de usos múltiples creada en 2001 y que, por el momento, es el hogar de varias organizaciones sin ánimo de lucro, incluyendo: Etnopharmakon, la Asociación de Agricultura Ecológica, Ecodely, La Charcita del Arte, La Planta. Gracias a la colaboración entre todas estas asociaciones Ecocentro se convirtió en un punto crucial para todos los interesados en un estilo de vida y formas de producción sostenibles y respetuosos del medioambiente y culturas diferentes. Talleres educativos, proyectos con escuelas, talleres vivenciales, turismo responsable, la artesanía, la agro-silvicultura, la agricultura ecológica, la producción de bio-fertilizantes, de remedios fitotérapicos, productos orgánicos… todo esto y mucho más es lo que, a lo largo de los años se ha logrado fomentar gracias la colaboración y la certeza de que vivir la vida de forma respetuosa con el medio ambiente y con el próximo es el camino correcto a seguir.

En el momento en el jardín botánico cuenta con alrededor de 90 especies medicinales, pero es como un brote que acaba de aparecer, ya que está en constante crecimiento. APOYA EL PROYECTO!

3Amarumayo (literalmente “rio de las serpientes”) es el nombre con que los Inca denominaban el “Madre de Dios”, rio que proporciona el nombre a la homónima región en el sudeste peruano, en la frontera con Brasil y Bolivia es actualmente una de las regiones con la mayor biodiversidad del mundo, aunque desafortunadamente, es también una de las regiones con el más alto grado de riesgo ambiental, que se vuelve también emergencia cultural en una zona en donde cultura y natura tienen una relación todavía profunda y antigua que se manifiesta en particular las prácticas médicas tradicionales, caracterizadas del uso exclusivo de plantas locales. La depredación indiscriminada e irresponsable – sobre todo oro y madera- de la cual es objeto desde hace demasiados años, tiene las proporciones de la devastación que está comprometiendo irremediablemente su extraordinario equilibrio biológico y la cultura del hombre de la que es su manifestación tan directa que representa un ejemplo único de la relación armónica entre hombre naturaleza. De hecho son miles, cada año, las hectáreas de foresta destruidas por la creación de minas de oro ilegales y del comercio igualmente ilegal de madera. El envenenamiento de los ríos a causa de la contaminación por el mercurio utilizados en las minas, con la consecuente contaminación de la fauna íctica y de la cadena alimentaria a esta ligada, la explotación del trabajo infantil y el tráfico de menores relacionada al mundo de la prostitución, son solamente algunos de los horribles efectos colaterales de esta total ausencia de respeto para la vida en todas sus formas, y son el orden del día en la región Madre de Dios. La acción de las autoridades e instituciones locales e internacionales es, desafortunadamente, insuficiente e ineficaz – cuando no directamente cómplice – para enfrentar esta situación que pone en riesgo la existencia de un patrimonio biológico y cultural inestimable valor.
El proyecto AMARUMAYO nace, entonces, con la idea de intervenir, actuando de manera conjunta sobre dos frentes, el ambiental y el cultural, favoreciendo el conocimiento desde una perspectiva de integración, tanto a nivel local como internacional, de la cultura terapéutica y de una de su biodiversidad, que el día de hoy es una de las más extraordinarias riquezas que el hombre posea en esta tierra, y que estamos probablemente dejando desaparecer sin ni siquiera haberla nunca conocido verdaderamente.1

La reserva Amarumayo está dedicada a la memoria de Vago Giovanna y a todos nuestros abuelos y abuelas que con su conocimiento nos han hecho las personas que somos.

Queremos agradecer todas las personas que han creido en nosotros y han contribuido a la partencia de este proyecto.